enero 26, 2015

Yo también quiero ser una bella dama (Reseña: Being Audrey Hepburn)


Being Audrey Hepburn - Mitchell Kriegman
336 páginas | Edición para Kindle
★★☆
Lisbeth viene de una familia problemática en la tierra de playeras ceñidas, delineador de ojos cargado, excesivo brillo labial, hombres idiotas, aretes de aro y "la costa". Tiene un círculo de amigos que han dedicado sus vidas adolescentes a librar el mundo de todo el alcohol un trago a la vez.
Obsesionada con todo lo que tenga que ver con Audrey Hepburn, Lisbeth es transformada cuando se prueba en secreto el icónico Givenchy de Audrey. Se convierte en quien quiere ser al pretender ser alguien que no es y viviendo alrededor de la joven y privilegiada élite de Manhattan. Pronto se ve frente a decisiones que nunca se imagino tener que hacer—entre quien se ha convertido y quien fue alguna vez.
¿Cuántas veces nos dejamos llevar por el título o la portada de un libro para elegir leerlo? Pues ahora levanto la mano (no por primera vez) y me declaro culpable. A veces es inevitable, perdón.

Being Audrey Hepburn parecería una historia sobre tan encantadora dama hasta que lees la sinopsis, y es que se me está haciendo la horrible costumbre de no leer sinopsis antes de elegir libros (todo gracias a un spoiler).

Aquí el autor nos cuenta la historia de Lisbeth, una chica de diecinueve años con una triste y trágica familia, quien siente una profunda admiración por Audrey Hepburn (comprensible). Tal es su obsesión que se las ingenia para probarse uno de los vestidos originales de Audrey para la filmación de "Breakfast at Tiffany's" y colarse en una fiesta de adolescentes millonarios donde saca a relucir su mejor imitación de Audrey Hepburn para formar parte del grupo de riquillos. Sounds like fun.
Después de ese incidente, Lisbeth mueve cielo mar y tierra para entrar en tan exclusivo círculo social. Claro, todo esto lleno de desatinos, lágrimas, elegantes vestidos de ensueño, un romanzucho sin sabor, adolescentes mal vibrosos y el karma reclamando su pago al final.

Por más terrible que suene... así de cliché la trama. Yo me imaginé, por la portada y el título, que Audrey misma sería la protagonista. Lección aprendida: ya no faltaré a leer las sinopsis de todos los libros que pretenda leer.

Con clichés y todo ha sido una lectura entretenida, dominguera. Como de esas recomendables para un fin de semana lluvioso sin nada más que hacer. La mayor parte del tiempo, el ritmo hace que te devores el libro, así que queda perfecta como una lectura de descanso entre libros pesados. Tiene sus aspectos malos, pero los buenos lo compensan y hay partes bastante disfrutables.

Lo que no me gustó, además de los clichés y su premisa como para película original de Disney Channel (¿todavía se llama así?) es su protagonista, y buena parte del resto de los personajes. Lo cual es una pena, pues creo que a la mayoría se nos hace difícil tragar un libro si no nos gustan los personajes. En este caso, Lisbeth es una adolescente con mente de puberta que cree que todo el mundo debe estar pendiente de ella y adorarla. Entiendes después de dónde viene eso, porque es la hija intermedia en una familia disfuncional, pero se va a otro nivel. Gran parte del libro es un monólogo sobre cómo ella se merece todo lo que no tiene (claro que todos merecemos mejor, pero no mueve un dedo de más, la niña), cómo nadie la entiende (ya tienes diecinueve, no quince), cómo su vida sería perfecta si fuera la mitad de lo que es Audrey Hepburn y lo desdichada que será el resto de sus días si no consigue formar parte del círculo social élite de Nueva York y pasar sus vacaciones en los Hamptons.
El resto de los personajes solo están de adorno y paseo. Algunos tienen intervenciones para hacer que Lis recapacite, pero el final es tan raro que no sé si lo lograron o no.

Por otro lado, entre lo bueno, y quizás lo único positivo de tal obsesión con Audrey Hepburn son todas las referencias a esa bella dama (get it, get it?). Tanto que cuando terminé de leerlo fui a Netflix a hacer un maratón de todo lo que encontré sobre ella ahí. Ah, y todas las descripciones sobre fabulosos vestidos. Ya que si eso no es lo suyo, pues ni se molesten.

Being Audrey Hepburn es un chick-lit que intenta dejarnos una buena moral, pero cuya protagonista hace que quieras pasar cada vez más rápido las páginas para terminar con el libro. No es de mis lecturas favoritas, pero seguro que a alguien allá afuera le gustaría mucho más que a mí. Una lectura ligera coming-of-age que te hará desear ser parte del mundo en que vivió Audrey Hepburn y hacerte con dos o tres vestidos elegantes.

Lo que más me gustó: todas las referencias a Audrey Hepburn, se nota a leguas que se hizo mucha investigación para tener todo a punto. ¡Bravo!

Lo que menos me gustó: Lisbeth.

Goodreads | Book Depository

0 patronus conjurados:

Publicar un comentario

Hola, querido unicornio lector.
Este es un espacio para la libre expresión, nunca temas expresar lo que piensas. Una regla: aquí se prohibe el spam. :)
¡Felices lecturas y gracias por dejarme tu opinión!

 
Libros entre mundos. Design by Marloz